Zarangollo murciano: El revuelto exquisito de calabacín y cebolla

Esta receta te ayudará a preparar en pocos pasos Zarangollo murciano

El zarangollo murciano es la mezcla entre cebolla, calabacín, papas y cebolla. Aunque originalmente la receta solo llevaba calabacín y cebolla, conforme ha pasado los años, el zarangollo murciano ha conseguido poder realizarse de diferentes formas.

Teniendo ingredientes tan sencillos, lo más importantes de al momento de hacer un zarangollo murciano es que la calidad sea buena, y eso solo se consigue con una receta perfecta. Así que, a continuación, te presentaremos la mejor forma de realizar este plato:

Un almuerzo delicioso también se puede disfrutar si te animas a cocinar zapallitos rellenos con quinua y carne. Puedes seguir la receta aquí.

Ingredientes:

  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 1 patata
  • 1 diente de ajo
  • 2 huevos M
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Sal

¿Cómo preparar zarangollo?

zarangollo murciano

Paso 1: Pela el ajo y la cebolla, para luego cortarlo finamente. Lavamos y pelamos las papas y las cortamos en dados de aproximadamente 1cm. Luego lava el calabacín y córtalo igualmente en dados de 1cm.

Paso 2: Calentamos 2 cucharadas de aceite en una sartén y ponemos a sofreír el ajo y la cebolla con una pizca de sal. Estos deben ponerse a fuego medio bajo para que la cebolla se ponga tierna sin quemarse.

Paso 3: Cuando la cebolla esté tierna, se incorporarán papas. A continuación, removerás y dejamos que se vayan ablandando a fuego medio por 5 minutos. Luego, se añade el calabacín, salpimentamos ligeramente y removemos.

Paso 4: A continuación, pon el fuego medio-alto, cuando el calabacín comience a soltar agua, ya no estará crudo. Ahí mismo pon el fuego bajo y deja que se cocine lentamente, removiendo durante 25 minutos aproximadamente hasta que la papa y el calabacín estén tiernos.  

Paso 5: Cuando el calabacín y las papas estén tiernas, rompemos los huevos en un bol para incorporarlos a la sartén con una pizca de sal y pimienta. Manejando el fuego siempre bajo, irás removiendo suavemente, rompiendo las yemas.

Los huevos cuajarán suavemente y quedarán jugosos. Cuando se alcance la textura y el punto de cocción al gusto, apaga el fuego, deja reposar por 5 minutos y estará listo.

Dato Extra:

De prefieren, el zarangollo se sirve caliente, pero también puede comerse frío con un poco de pan. De igual forma, sirve como un gran acompañamiento de carnes y pescados.

Si te encantan las cenas nutritivas y rápidas. Date una vuelta por la receta de brócoli con hueveos revueltos.

Te puede interesar...

Notas Relacionadas
Los últimos posts de Ezpoiler